Siguiendo el “Freedom trail” de Boston

Boston es una gran ciudad, de hecho, es una de las ciudades del mundo a la que me iría a vivir ahora mismo sin dudarlo un momento. Es una ciudad acogedora, amable, fácil de recorrer y en la que es fácil sentirse cómoda. A Sólo 360 km de Nueva York (un Madrid-Valencia), merece la pena conocerla si estás por la zona y tienes algún día para dedicarle.

Y el Freedom trail es una manera fácil de hacerse una idea de lo que es Boston, de lo que representa y llevarse una impresión de la ciudad (si la impresión es buena, mala o regular ya lo decide cada uno).

Freedom trail

El camino, de 4 kilómetros de longitud, recorre 16 puntos históricos de la ciudad y se reconoce por estar marcado por una línea de ladrillo (generalmente). Se puede tardar en hacerlo todo lo que se quiera, todo depende de cuánto pares, qué te interese ver y si te desvías del camino a hacer otras cosas. Pero 2-3 horas es algo planteable. Aquí podéis encontrar el mapa: http://www.thefreedomtrail.org/maps/pdfs/boston-nps-map.pdf

El camino (sendero, si nos aferramos a la traducción real) comienza en el Boston Commons, un parque ENORME que además es el parque público más antiguo de Estados Unidos. En el parque puedes encontrar además la oficina de información y turismo.Nosotras fuimos en noviembre y había una pista de patinaje sobre hielo, además de cientos de descaradas ardillas y mucho camino para pasear.

Desde ahí se sigue al Massachusetts State House, el edificio más antiguo de Bacon Hill (Inciso, Bacon Hill merece ser recorrido, es un barrio precioso). La siguiente foto es de ese barrio.

El camino sigue luego por Park Street Church (desde dónde se dio el primer discurso condenando la esclavitud) y que tiene al lado el Granary Buryin Ground, un cementerio bastante curioso.

Se continúa por la Fremont St hasta King Chapel, luego por School St donde se ubicó la primera escuela pública de Estados Unidos, dónde estudió Benjamin Franklin(ya vais viendo que Boston fue pionera en muchas cosas).

El sendero va recorriendo otros puntos históricos y pasa por puntos claves del pasado de la ciudad, como la placa que recuerda a los fallecidos en la Masacre de Boston, hecho que fue la chispa que encendió la Revolución estadounidense.

Se llega después a Faneuil Hall y Quincy Market, si tenéis hambre, o sed, o queréis comprar suvenirs, o pasar un rato, éste es vuestro sitio. Muchísimos puestos de comida, tiendas, bares agradables y una réplica del bar de Cheers. Desde allí, tendréis vistas como esta:

Se sigue luego a la casa de Paul Revere, héroe de la revolución y a la Old North Church, dónde subió Robert Newman para avisar de la llegada de tropas británicas por mar. Se pasa también por la zona de “little Italy”, dónde también hay muchos sitios para comer si os pica el gusanillo por allí.

Finalmente, el camino cruza el río (y aquí empezo para mi la parte más fea) para ir al Bunker’s Hill y al USS constitution (el barco de guerra más antiguo de la Marina de Estados Unidos). Si vais justos de tiempo, yo este trozo me lo ahorraría, la verdad.

Pero no penséis que Boston no tiene más cosas que ver que todo esto, eh, ¡tiene más! ¡Harvard! ¡El MIT!… pero ya hablaremos de eso más adelante 🙂

Una de las puertas de entrada a Harvard

Fuimos con Iberia en noviembre de 2009, vuelo directo por 505 lereles.

Nos alojamos en el hotel Bulfinch, muy recomendable.

En ese mismo viaje fuimos a Salem, Plymouth, Cape cod… ya os seguiré contando 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estados Unidos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s