48 horas en Kuala Lumpur

Hoy empiezo la entrada por el final, contándoos por qué Kuala Lumpur merece una visita:

1. Porque es la sede de AirAsia, compañía low cost de Asia que merece mucho la pena (¡Mucho!). Tienen una terminal propia (cutrísima) y se va andando a todas partes, todo rezuma cutrerío, pero te llevan a todas partes por tres duros. Hay varias compañías de autobuses que te llevan de su terminal al centro por poco dinero (dos euros) y al revés. También se puede ir en tren, pero a mi me vino mejor hacerlo en el bus.

2. Porque es una ciudad dónde conviven varias religiones y razas en perfecta armonía y es una ciudad donde te sientes tremendamente cómoda.

Y por último, si buscáis alojamiento, aunque no recomiendo el hotel donde yo estuve, si que os recomiendo la zona: Bukit Bintang. Está en el centro de muchas cosas, puedes ir andando a muchos sitios y tiene muchísima vida y muchos restaurantes.

Y ahora, al lío. Estuve 48 horas en Kuala Lumpur, después de haber estado mas de una semana en Camboya y el cambio fue enorme, volver a tener transporte público, restaurantes, centros comerciales, mucha diversidad cultural… Tampoco creo que tenga la ciudad muchísimas cosas que ver, pero ya os digo que su localización la hace muy buena para luego ir a otros sitios.

Lo primero que hice fue subir a una torre de estas panorámicas desde la que se ve la ciudad, clavada del quince y en absoluto necesaria.

KLTower

 

NationalPalace

 

Al Istana Negara que vi desde arriba fui luego en bus, pero justo cuando llegué cayó el diluvio universal y esta es la única foto que tengo.

Después de subir a la torre me fui hacia las Petronas. Y allí me quedé. No sé que tienen que son absolutamente hipnóticas, preciosas, enormes. Me senté y esperé a que se hiciera de noche. (Debajo de ellas hay un centro comercial que está muy bien, y hay un supermercado genial para comprar currys y cosas locales)

Petronas

 

Como podéis imaginar, hay mucha gente fotografiando las Petronas y ellos con las petronas, puedes estar allí mucho rato sólo mirando a la gente. Y como nota curiosa, hay un guardia con un silbato al que da mucho uso, cada vez que ve a alguien hacer algo que él no considera correcto se pone a pitar y a hacer aspavientos.

Lo bueno que tiene Kuala Lumpur es que a pesar de ser una ciudad grande puedes ir caminando a muchos sitios. Tiene un Chinatown curioso y mejores que otros (tengo una cierta manía a los chinatowns del mundo en general)

chinatown

 

Desde ahí se puede ir al Mercado Central , a Little India o a la Mezquita.

Cartel

 

SW

 

Como siempre, lo que os recomiendo es callejear, dejar el mapa un rato, descubrir ricones… y luego ya miras lo que te falta y vas, pero en estas ciudades es mejor recorrerlas sin más (en mi opinión)

Si te gustan, también hay muchísimos centros comerciales para visitar, a mi me aburren por lo general, así que no les presto mucha atención.

Pavilion

 

El primer día llegué a mediodía, visité la KL Tower y las Petronas y el segundo todos los barrios. El tercero, que tenía medio día fui a las Batu Caves, pero eso os lo cuento en otra entrada.

Para finalizar, los baños de Asia siempre me sacan una sonrisa

wc

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Malasia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 48 horas en Kuala Lumpur

  1. Me encanta la foto del cuarto de baño. Ay, estos países en los que solo hay placas turcas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s