IV Tertulias viajeras: tus rincones secretos.

Ayer tenían lugar las IV tertulias viajeras con el tema: tus rincones secretos.

Para ello, y siguiendo la pauta de otras ediciones hubo tres invitados y la aportación de los asistentes que fue más que otras veces, quizá porque ayer eramos menos y daba menos miedo escénico.

Los invitados fueron Pedro de Elboqueronviajero, Doris de 3viajes.com y José Luis de guias-viajar.com los tres empezaban diciendo que están a favor de “descubrir” los sitios que no vienen en las guías y compartirlos.

Después del debate de si es positivo descubrir sitios haciendo que puedan ser más populares y que alguien reflexionara sobre el peligro de incluir ciertos sitios en las guías porque puede no ser bueno para el sitio se habló también de cómo cambian los sitios cuando vas X años después; puedes ser tu el que hayas cambiado y no lo veas igual o que haya cambiado el sitio y no siempre a bien (hablaron de Estambul, de cómo hace años había que ir con linternas por la noche y con las calles de arena prensada)

Además de estas reflexiones interesantes se hablaron de muchos sitios por descubrir, os pongo aquí algunos de los que más me llamaron la atención.

En Madrid hablaron de la Capilla del Obispo, cerca de la Plaza de la Paja y que ha estado cerrada durante 50 años y de las visitas guiadas del cementerio de San Isidro, que merecen mucho la pena y donde podemos ver maravillas como esta.

Trafaute,   en el antialtas de Marruecos y la zona de los Agadires, que son graneros típicos de la zona

Meroë, en Sudán, con más de 200 piramides y un patrimonio histórico increíble bien merece la pena la visita. (Este es uno de los sitios que me apunté como prioritario)

Las pampas del Yacuma, en Bolivia, primo hermano del pantanal de Brasil pero mucho más barato y mucho menos turístico

Fountains Abbey en York, iré.

Se hablaron de muchos más sitios, como del Valle de Ponga en Asturias, la cueva del viento en Tenerife (el tubo volcánico más grande de Europa), Cesky Krumlov, en la República Checa (si encuentro las fotos os hago una entrada, que es muy chulo), la Playa de las águilas en República Dominicana, demostrando que no todo allí es pulserita…

También recomendaron esta entrada de Lourdes Olmos de sitios abandonados que tanto gustan.

Pedro dijo la frase de la noche al hablar de los blogs y lo que contamos en ellos, fue algo así como: “hay que contar emociones, porque sino el blog sería una guía de viajes“. Creo que eso nos refleja a todos los que escribimos blogs, no sólo queremos contar cómo se va a un sitio, sino lo que sentimos allí, por qué fuimos o por qué volveríamos (o no).

Finalmente, os dejo mi rincón secreto para recomendar, las Bárdenas reales, en Navarra, me sorprendió muchísimo cuando fui y lo recomiendo a todo el que se deja 😉

Foto de Miguel (respenda)

 

Como siempre, gracias a los organizadores por convocarnos un mes mas y a UHostels por ceder el espacio

Ahora os toca, ¡decidme vuestros sitios secretos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Miscelánea. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a IV Tertulias viajeras: tus rincones secretos.

  1. Gracias por referiros a nuestro cementerio en vuestro estupendo artículo. Organizamos visitas guiadas para conocerlo mejor y nos encantaría que vinieseis algún día.

  2. ana dijo:

    “hay que contar emociones, porque sino el blog sería una guía de viajes“. En absoluto desacuerdo con esta afirmación, esteriotipada, porque ¿quién redacta una guía de viajes? pues otros viajeros con alma, que cuentan y transmiten sus experiencias y emociones igualmente. Tan solo cambia el canal. Por ejemplo, http://www.anayatouring.com/autores/alba-carlos-de/

  3. Lucia dijo:

    Aquí va uno de mis rincones secretos: las plas de Chuao en Venezuela. Tuve la suerte de pasar un mes en este país en la casa de unos amigos de allí y ellos me enseñaron el lugar. Están al norte de Caracas y para llegar hay que coger un autobús e ir dispuesto a escuchar reggaton durante todo el camino por una pequeña carretera de montaña. Una vez llegados al pueblo el acceso a la playa solo se puede hacer a través de la montaña (tres días de camino) o pagando a alguno de los pescadores para que te lleven en su lancha. Una vez allí acampamos en la playa durante 5 días, comimos el pescado que comprábamos y negociábamos con uno de los bares del pueblo para que nos lo cocinaran. Desde la playa te puedes adentrar a la selva sin dificultad y hacer rutas por tu cuenta cruzando el río hasta 25 veces antes de llegar a la cascada gigante o chorrerón como ellos lo llamaban. Un sitio ajeno a la globalización, a la civilización y a los turistas que merece la pena para desconectar. Eso sí el agua y la luz se cortan cada dos por tres u toca tirar de jabón y río cuando ya te aguantas ni tu mismo de lo q apestas. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s