Mis primeras horas en Bangkok

Llegué a Bangkok con mucha hambre y con muchas ganas.

Con mucha hambre porque hacía 7 horas que no comía (Emirates no me hizo nada feliz) y con muchas ganas porque era mi primera vez en sudeste asiático.

Lo que os voy a contar hoy son esas primeras horas y ese primer contacto con la comida callejera.

Venían al aeropuerto a recogerme del hotel como cortesía, así que no tenía tiempo de pararme a comer, o eso pensaba, así que me compré un sandwich en la tienda más cercana al punto de encuentro pensando que me lo comería de camino.

Comida1

 

Resultó que tardaron hora y media en venir a por mi, les dí una hora de cortesía (yo iba sin facturar, quizá contaban con una hora para recoger maletas y pasar por el control de pasaportes), pero después de una hora esperando les llamé y me dijeron que estaban de camino. A la media hora aparecieron. Llegué al hotel, me duché y salí a ver algo que me diera tiempo.

Elegí ir a la casa de Jim Thompson, un tipo que revitalizó la ruta de la seda y que desapareció misteriosamente.

Allí yo seguía teniendo hambre y aproveché para tomar algo en la cafetería.

Comida2

 

Estaba yo tan tranquila mirando al infinito cuando otra pareja extranjera se puso en la mesa de al lado y al pedir insistió mucho en que su bebida no tuviera hielos. La mía los tenía. ¿Sería mi primera cagada (literal y metafórica) del viaje?.

Total, que como iba atardeciendo decidí no demorar más el momento de cenar. Vi que la guía recomendaba un sitio que estaba al lado de la casa de Jim Thompson, y allá que me fui.

Comida3

 

Antes de poner la foto, vayamos con algunas consideraciones que yo ya sabía: la comida de Tailandia mola, los puestos callejeros molan y hay que elegir en principio los que más gente tengan por aquello de la rotación de producto.

El sitio que recomendaba la guía era este:

Comida4

 

Qué queréis que os diga, no llevaba ni 4 horas en Bangkok y no tenía contexto, pero me dio cosica… (el olor tampoco era mejor). Ahora sé que nunca me he puesto mala de la tripa en Asia (sí de otras cosas) pero en aquel momento no lo sabía y decidí investigar otros sitios.

De camino al metro vi, como tantas otras, una calle ABARROTADA de puestecillos, gente y mesas.

Comida5

 

Comida6

 

Los olores son fuertes, la higiene cuestionable, los productos muchas veces no son reconocibles… pero una vez que respiras hondo y te lanzas, descubres cosas maravillosas (o no, pero luego tienes batallitas que contar).

Ese día no me lancé, lo reconozco, afortunadamente tendría un montón de días para hacerlo. Luego terminaría comiendo en un taburete demasiado cercano al suelo con tripas de peces a mi alrededor.

Para compensar, el desayuno del día siguiente sería uno de los mejores que he tomado estando de viaje. Lo comería cada día.

Comida7

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bangkok. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mis primeras horas en Bangkok

  1. gordita dijo:

    el desayuno tiene buena pinta, para los puestos callejeros no tienes que ser nada escrupulosa sino mueres de hambre¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s