La zona de confort

Igual que en los blogs de series se avisa con un gran cartel de “spoilers” cuando se van a revelar partes de la trama importantes, esta entrada debería ir con un cartel bien grande de “prejuicios”. Prejuicios que quiero que me quitéis, me haréis la vida mucho más fácil.

Hace poco conocí a unas viajeras de esa que admiras, que viajan largas temporadas, nómadas habituales que dudan cuando responden dónde está su casa.

Hablando con una de estas chicas me comentó que iba a Islandia ahora y yo le comenté que estaba recién llegada de allí y me hizo las preguntas que nos hacemos todos: ¿Qué tal la gente? ¿Es fácil?

Me sorprendió, la verdad, son las preguntas habituales, pero pensaba que alguien tan habituado a viajar ya no las haría, pero si, supongo que al final es lo que importa. La gente.

Y de la gente y las costumbres es de lo que quiero soltaros el rollo hoy.

Me he sentido  muy cómoda viajando a cualquier sitio, pero no he dado el salto a los países árabes todavía.

Como viajera en solitario y desorganizada que soy, a mi hay países que me dan pereza, no miedo, ojo, pereza. Por ejemplo, me muero de ganas por ir a Jordania y de momento gana la pereza.

La pereza de tener que “luchar” por todo: por un precio justo, por una negociación en mitad del desierto si el coche “se ha roto”, por tener que buscar al paisano que te lleve, porque por ir sola no tienes el apoyo de “la unión hace la fuerza”, por tener que regatear, por conseguir que no te lleven a la tienda de alfombras de su primo, por eso, por tener que “guerrear” por todo.

Driver

Seguramente luego vaya y todo sea mucho más fácil y menos problemático de lo que imagino, pero hay cosas que están en el subconsciente común que hace tener imágenes que no siempre se adecuan a la realidad. Estaré encantada de tragarme todas y cada una de mis palabras.

Me dan un poco de pereza los países árabes por los prejuicios exteriores que tenemos, por el posible trato que me puedan dar por ser mujer en solitario y porque me cueste todo mucho más que si fuera con un chico al lado.

Por eso, hoy os pido ayuda: ¿Habéis estado en países árabes y todo ha ido rodado? ¿Qué os habéis encontrado?

Para acabar, un truco que comentaron estas chicas y que facilita mucho el tema, parece ser. Llevar alianza aunque no se esté casada, te ahorras unas cuantas cosas.

Por favor, si estoy equivocadísima y nada es así, comentádmelo también, ¡quiero saberlo todo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Miscelánea. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La zona de confort

  1. Carlos dijo:

    Nosotros en Jordania íbamos en grupo y también nos intentaron tangar varias veces, así que más que ir sólo o acompañado supongo que dependerá de la persona con la que des. Y que se te quite la pereza que merece mucho la pena! 🙂

  2. Lipooh dijo:

    Yo desde que una vez intentaron comprarme por 20.000 camellos por ser rubia, de ojos azules y buenas caderas (así tal cual) también me da un poco de palo así que yo lo tengo muy claro: ciertos países mejor acompañada de hombres o mujeres pero sola no. Es injusto pero casi mejor prevenir.

    Saludicos.

  3. Merche dijo:

    Una de las cosas más estupendas de viajar es comprobar cómo los tópicos caen hechos pedazos a las primeras de cambio… Exactamente igual que ocurre con los tópicos españoles: ves cómo hay un posible fundamento cultural que queda obsoleto con el contacto real. Conoces personas, no “gente”. Es el peligro de las generalizaciones.

    Mi expediencia en países árabes es pequeña y me daba (da) la misma pereza que a tí. Sospecho que con “árabe” nos referimos a realidades tan distintas y tan amplias como cuando ellos te dicen “occidental” englobando norteamericanos, españoles, británicos o suizos.

    Recién llegada de Irán, es casi el primer lugar al que NO viajo sóla. Visto lo visto, tampoco lo recomiendo, porque a muchos niveles tendrás más trabas que si vas acompañada. Pero si te empeñas, se puede ir sola. Las trabas son superables y sospecho que fuera de la península arábiga, puede ser de los países más complicados.

    Mi experiencia me dice que las dificultades son inversamente proporcionales al tamaño de la ciudad y sí, probablemente, la herencia cultural pesa pero menos de lo que pensamos. Como ejemplo te diré que en Perú les pasmaba que viajara sóla. Opté por decir que estaba casada, porque les parecía incomprensible que fuera atea, soltera y sin hijos, especialmente en lugares pequeños y con pocos visitantes. En Irán, en cambio, no se sorprendían de nada de esto. En Estambul, donde fui sóla, me daban la paliza los comenciantes tanto como a los demás, pero nunca me sentí incómoda o acosada.

    En resumen y como Carlos, creo que tiene más que ver con quienes conoces, pero tampoco son “embajadores” de su país. Las generalizaciones conducen a mi juicio al tópico y a la simplificación.

    • Uncle Matt dijo:

      Obviamente, las generalizaciones son el mal, pero creo que me has entendido y que a poco que me conozcas sabes que no soy talibana de nada.
      Seguramente me exprese fatal, eso lo admito totalmente.

      • Merche dijo:

        Sí, ¡claro que te entiendo!…. y creo que tú a mí también.
        Me encanta viajar sóla por muchas razones, incluso por afrontar lo malo de viajar sóla/o, pero las ganas de conocer superan, para mí, el empeño de hacerlo por mi cuenta, y sin contar con nadie. Por eso me “he echado al monte” y, de momento, seguiré visitando esos países (Jordania cae el año que viene). 😉

    • Uncle Matt dijo:

      Fíjate, el problema lo veo más en los sitios turísticos, en sitios menos turístico sque Jordania creo que es mas “fácil” porque están menos “resabiados” (disculpa una vez más las generalizaciones, pero en Asia están resabiados los jodíos y te calan con mirarte), en sitios como Uzbekistan o los -istán (xD) creo que pueden ser difíciles en cuanto a comunicaciones y demás pero que tratan mejor al turista.
      Me estoy liando sola
      xD

  4. hesisair dijo:

    Hola!
    Yo estuve en Jordania hace 8 años. Empiezo por decir que fui en un viaje organizado, nada más y nada menos que por esos prejuicios de los que hablas. Tuve experiencias buenas y malas en la semana que estuve. Conocí un país maravilloso, pero también descubrí que me llevaban a dónde le interesaba al guía y no dónde me interesaba a mi (hablo sobre todo de lugares para comprar y comer). Tuve discusiones de todo tipo en los dos días libres, con taxistas o con vendedores o los guardias de los lugares turísticos, pero como éramos varios siempre acababan cediendo. Lo peor fue al salir, que en el aeropuerto se empeñaron en cobrarnos a la salida el visado que no nos habían cobrado a la entrada porque decían que éramos uno menos que en el grupo que entramos. La discusión se puso muy dura porque no queríamos que nos cobraran lo que no teníamos que pagar, pero tuvimos que ceder cuando llamaron a la policía y recibimos la amenaza clara de que o pagábamos o nos íbamos detenidos a comisaría. Pese a todo, volvería, y ahora solo.
    Mi otra experiencia es en Dubai, dónde me tuve que quedar un día porque perdí mi conexión a Melbourne. Me sorprendió ver que las mujeres (algunas) iban solas por la calle y había muchas con el pelo descubierto, en algunos lugares parecía un país occidental (ni que decir que en Jordania todas las mujeres iban con el pelo tapado). Fueron extremadamente amables todo aquel con el que me crucé y no sentí que me intentaran engañar en ningún momento.
    Espero que te haya servido mi experiencia 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s