Boracay, mucho más que White Beach

Viajaba por Filipinas sin prisa y llegué a Boracay para quedarme una semana. Al llegar, charlando con la gente del albergue todo el mundo me decía que sólo había estado en White Beach, que es la playa principal de Boracay y la razón por la que la gente va a la isla, pero definitivamente tenía que haber más cosas y estaba dispuesta a encontrarlas.

No me entendáis mal, White Beach está bien, son 4 kilometros de playa de arena blanca con sus palmeras y sus millones de sitios para comer, tomar algo o comprar recuerdos, pero está abarrotada de gente y locales ofreciéndote excursiones, tatuajes o masajes.

Así que aquí van tres propuestas para alejarse un poco de White Beach.

Puka Beach: al norte de la isla está esta tremenda playa prácticamente vacía, a la que sólo llegan algunos barcos haciendo “island hopping” o algunos turistas intentando huir del bullicio de la nombrada White Beach. En esta playa hay poca cosa, un par de sitios para tomar algo, algunos puestos de collares de conchas y ya. Yo fui caminando, me gusta mucho andar y creo que además así ves cosas que te pierdes de otras maneras, son 5 kilometros hasta llegar, por el camino se pararán unos cuantos transportes para ofrecerte llevarte, es una cosa curiosa, me llevé la impresión de que los filipinos no caminan, muchos me miraban como si fuera marciana cuando decía que quería ir andando a los sitios.

Bulabog Beach: la franja central de la isla de Boracay es de apenas un kilómetro, y eso es lo que separa White Beach de Bulabog Beach, esta playa es guay, no tiene apenas gente, hay sombra, corre el aire y además no te vas a aburrir nunca porque hay muchísima gente haciendo kitesurfing y puede llegar a ser un verdadero espectáculo. En esta playa apenas hay vendedores ambulantes y la gente va a lo suyo, parece mentira que estando tan cerca del meollo, esto sea otro mundo. Si vas de la playa hacia la izquierda encontrarás además sitios muy agradables para recorrer o tirarte bajo una palmera a leer.

Los miradores: siempre es bueno ver las cosas desde arriba para hacerte idea de dónde estás y qué hay a tu alrededor. Una vez más, fui caminando aunque fácilmente se encuentra quién te lleve. Hay varios miradores, mi consejo sería que fuerais al más alto, porque hay que pagar en todos y con lo cerca que están, la diferencia no es mucha.

Eso si, aunque esta entrada va sobre huir de White Beach, no podéis faltar a la cita diaria en ella con la puesta del sol a las seis de la tarde. Es un verdadero espectáculo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Filipinas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s