Qué hacer en Chiloé

Os voy a ser sincera, antes de llegar a Chile ni sabía que existía una isla que se llamaba Chiloé.

Había entrado a Chile por Punta Arenas y luego había estado en Puerto Natales y Torres del Paine, donde cogí el carguero hasta Puerto Montt, y es en ese carguero dónde conocí la existencia de Chiloé y supe que tenía que ir.

Me dijeron los camioneros que tenía que ir, que era una isla muy especial, muy distinta al resto de Chile, con mucha historia y unos ajos como mi culo de gordos (esto último está parafraseado), así que me fui unos días a Bariloche, donde estuve 3 días sin dinero y de ahí volví a Puerto Montt para pasar a Chiloé.

¿Cómo se llega a Chiloé? Desde Puerto Montt salen autobuses tanto a Ancud como a Castro con bastante frecuencia, puedes comprar el billete el mismo día en las taquillas o tenerlo online. Yo fui directamente a taquillas porque venía desde Argentina y nunca sabes cuánto te van a retrasar en aduanas, el paso en bus es un poco mortal.

En el mismo bus haces un tramo de carretera, luego ferry y luego carretera. Había muy mala mar y tardamos mucho en todo, así que llegué de noche y diluviando a Ancud, un señor se apiadó de mi y me llevó en coche al albergue que tenía reservado. No le quiero hacer publicidad, pero es de los peores albergues en los que he estado en mi vida, la primera noche el tío había hecho overbooking y me mandó (recordemos, ya pasada la hora de la cena y diluviando) a otro sitio, el día siguiente me asignó una cama que al llegar la noche resultó que ya estaba ocupada por otra persona… menos mal que conocí gente majísima que compensó las malas experiencias.

Chiloe1

¿Por qué es conocido Chiloé? Por sus iglesias de madera, su gastronomía, su historia y su patrimonio, así como sus casas, que tienen una construcción muy característica. Así que mi primer día en Ancud estuve recorriendo la zona, paseando a la vera del mar, viendo museos y buscando un tour para el día siguiente.

Chiloe2

chiloe3

El día siguiente me fui con un tour a ver iglesias de madera de la zona, la casa del escritor chileno Francisco Coloane (la historia de esa casa es muy interesante, la trajeron por mar, podéis ver el vídeo aquí, en Chiloe hay una tradición que llaman mingas (no hagáis bromitas) en las que todo el pueblo se une para hacer cosas por otros vecinos, incluso mover casas enteras)

Chiloe4

Luego fuimos a la isla de las almas navegantes, el tiempo no acompañaba pero la historia es preciosa, es la isla dónde entierran a los marineros, para que estén en tierra, pero lo más en el mar posible.

Chiloe5

Luego fuimos a las cascadas de Tocoihue, dónde aprendí que para un chileno “chulo” no es lo mismo que para nosotros (spoiler: allí chulo tiene connotaciones negativas).

Chiloe6

Chiloe7

Y con esto llegamos a la hora de la comida donde iba a conocer por fin el famoso curanto y conocería también lo mejor que ha dado Chile al mundo (bueno, exagero, pero está muy bueno), el  pebre.

¿Qué es el curanto? A ver si lo explico bien. Hacen un hoyo donde ponen piedras calientes que cubren con unas hojas de plantas muy grandes, luego ponen una capa de marisco, almejas, mejillones y otra cosa que yo no había visto en mi vida, luego otra capa de hojas y encima las carnes: chorizo, pollo, cerdo… otra capa de hojas y luego unas masas de patatas y harina (hay dos versiones) hechas bolas. Encima otra capa de hojas y a esperar.

Cuando la gente va a comer curanto es como una fiesta local, se come en mesas corridas y compartidas y se van pasando los platos, yo era la única extranjera de toda la gente que había y me integraron al momento.

Chiloe8

Después de comer seguimos con nuestro recorrido de iglesias de madera y cementerios, aderezado con unas cuantas historias de espíritus.

Chiloe9

Chiloe10

Después de pasar unos días en Ancud me fui en bus hasta Castro, conocido por sus famosos palafitos, que no son más que construcciones sobre el agua sostenidas con pilares. Muy fotografiables y además tuve la suerte (vaya, que lo busqué a propósito), que mi albergue estaba en uno de ellos.

Chiloe11

Chiloe12

Castro y sus alrededores tienen mucho que ver, el sistema de autobuses es bueno y frecuente y es muy fácil moverse. La plaza de Castro tiene mucha vida y también tiene una costanera con un mercado que merece mucho la pena pasear. Como siempre, pasear por los sitios es una de mis actividades favoritas, aunque tenga unas cuestas de esas que te hacen jurar en arameo.

Chiloe13

Chiloe14

Muy recomendable acercarse al museo de arte moderno de Castro, está a las afueras pero se llega perfectamente en bus.

Chiloe15

Sé que Chiloé no está dentro de las rutas habituales cuando se va a visitar Chile, ya os he comentado que yo ni sabía que existía, pero después de haber ido, si estáis por la zona y tenéis unos días libres, os lo recomiendo mucho, es, tal y como me habían dicho, muy diferente del resto de Chile.

Chiloe16

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chile. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Qué hacer en Chiloé

  1. Irene dijo:

    Qué de aventuras, pero menos mal que lo disfrutaste!

  2. remorada dijo:

    adoramos Chiloé!

    yo estaba obsesionada con ir porque de pequeña un grupo chileno de música visitó mi colegio y nos enseñaron una canción que era, precisamente, “la minga de Chiloé” x)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.